Baltic Exchange Dry Index: La previsión de los mares

Cuando nos detenemos a analizar el curso del mercado a nivel global, es importante tener una información clara y concisa que nos muestre con la mayor brevedad la situación de una parte de la economía.

Uno de los más desconocidos, pero más importantes por su nivel de significación es el Indicador Báltico (Baltic Exchange Dry Index). Este indicador surgió en el año 1744 en un café de un barrio obrero de la City, en el cual solían reunirse mercaderes marítimos. En 1985 se compuso definitivamente.

El Baltic Dry Index es un índice que recoge los fletes marítimos de carga hasta 20 rutas clave marítimas en cuanto a fletamento se refiere (siempre a nivel mundial). Su administración se recoge en el Baltic Exchange en Londres.

Pero, ¿Qué es exactamente el BDI?

El índice es un cálculo a nivel diario de la media del precio del transporte por mar de las materias primas sólidas más importantes del mundo (por ejemplo el carbón, hierro, azúcar, granos de trigo…) en el cual se refleja el número de envíos de mercancías que se contratan en las rutas marítimas más importantes del mundo.

¿Cómo se interpreta?

Su interpretación es sencilla, si la economía mundial entra en un periodo de crisis o desaceleración económica, los contratos de transporte de materias primas se reducen. Este hecho traerá como consecuencia que el Baltic Dry Index descenderá. El BDI es un termómetro de la economía global.

En el gráfico de amarillo podemos ver como ha sido el comportamiento del comercio a nivel global durante el año pasado. Si nos fijamos, en el 2017 podemos ver seis meses en los que el crecimiento del comercio global está por encima del 5%, mientra que el 2018 solo hay un mes por encima del 5%.

Ahora, si nos fijamos en la parte azul, observamos la evolución del BDI, el cual vemos que solo ha tenido un momento crítico a principios de 2016, cuando bajó hasta 290.

Eso da una idea de la desaceleración tan fuerte del comercio global en 2018.


Deja una respuesta