Banco Santander – BBVA: Batalla frente a la quiebra

Banco Santander, BBVA y el sector bancario en general no está pasando por su mejor momento. La drástica reducción de su margen de beneficio en los últimos años ha hecho que tiemblen los cimientos del que hasta no hace tantos años era uno de los negocios más lucrativos del planeta.

La entrada en el negocio de las grandes tecnológicas ha sacudido por completo a unos bancos muy reticentes al cambio. Se acerca el meteorito y temen ser los dinosaurios.

Al Banco Santander o BBVA, dos de las entidades bancarias más importantes de Europa, les cuesta una media de 250 euros hacer un cliente. Mientras, a las nuevas Fintech como BNext o Revolut, les cuesta poco menos que 25 euros.

El motivo, entre otros, es que estas nuevas tecnológicas carecen de una estructura burocrática tan extensa. Los bancos tradicionales son demasiado pesados y fuertemente burocratizados, por lo que sus movimientos para modernizarse son excesivamente lentos. En definitiva, les están comiendo la tostada.

Por si fuera poco, compañías como Google, Apple o Facebook están tramitando solicitudes al gobierno de Estados Unidos para meterse de lleno en el negocio bancario. Dios sabe el poder que tendrían empresas como Apple con más de 1 Billón de dólares disponibles para operar.

Dios sabe cuanto daño hará la crisis económica provocada por el coronavirus a los bancos. Por el momento, a pesar del beneficio de 11.900 millones en 2019, se espera un enorme recorte para este año. Aparentemente, la única esperanza para la supervivencia a largo plazo es que la banca llega mejor preparada a esta crisis que en 2008 debido a la reducción del dinero prestado a sus clientes. Sin embargo, no parece ser suficiente para capear el temporal que se les viene encima.

¿Posible fusión Banco Santander – BBVA?

Lo que hace años parecía un imposible, ahora está más cerca que nunca. Es una operación que interesa al Banco Central Europeo, al Banco de España y al propio gobierno.

Recordemos que la situación en Europa es de extrema gravedad y, en España, la situación de los bancos es aún más delicada si cabe.

Esta fusión lleva años estudiándose desde la Unión Europea. Es más, hace tiempo que se viene proponiendo e incluso instando a la fusión de ambos bancos. El motivo es sencillo: unir fuerzas para mejorar la solvencia de ambos bancos. Existe el riesgo real de quiebra a medio plazo.

Sin embargo, y aunque pueda parecer algo lógico, no es nada sencilla la unión de dos bancos. De hecho, hace exactamente un año que la fusión entre Deutsche Bank y Commerzbank se vio frustada, a pesar de las necesidades económicas de ambos.

Pero los rumores ahí están. Crecen las sospechas de que el Banco Santander estaría preparando una ‘’macro-operación’’ para adquirir BBVA. Naturalmente, y ante la falta de dinero del banco que dirige Ana Botín, para realizar esta operación se necesitaría una fuerte ampliación de capital -la cual no sería nada buena para los intereses de los accionistas-.

Sin embargo, la falta de dinero no sería un problema si finalmente se decidiera llevar a cabo esta operación. El Banco Central Europeo lo ve con buenos ojos y, por eso mismo, garantizaría el riego de dinero.

Banco Santander: Fusión no, adquisición sí.

Hemos hablado de fusión, pero el termino no será este. La unión entre iguales es muy difícil ya que ambos directivos no están dispuestos a sacrificar su poder en favor de la otra entidad.

A Banco Santander le interesa adquirir BBVA. Pero para ello, necesita un BBVA débil, muy débil. No podrá hacer frente a una guerra económica compitiendo en igualdad de fuerzas. Solo una de las dos entidades va a tener futuro a largo plazo, y ambos lo saben.

Así pues, al Banco Santander le interesa que las acciones del BBVA bajen de precio. Pero para hacerlo bajar, no pueden usar según que ‘’estrategias’’ bajistas debido a la reciente prohibición de la CNMV. Estas limitaciones no dudaran más allá de un par de meses, por lo que lo más probable es que esto no acabe siendo un impedimento.

El que sí que será un impedimento de cara a esta operación será la gran debilidad de una banca ante los nuevos y fuertes competidores que anteriormente hemos mencionado. Banco Santander y BBVA no pueden hacer frente por separado a Google, Apple o Amazon, deben de hacerlo juntos. Sin embargo, la guerra a largo plazo la tienen ganada las tecnológicas americanas. Será el final de la banca tal y como la conocemos.

Coronavirus: Un problema inesperado para la banca

Los bancos ya han anticipado el aumento de la morosidad, la bajada de la actividad económica y la reducción de la demanda de préstamos. Por si fuera poco, los aplazamientos de deudas van a ir creciendo en los próximos meses. BBVA ya ha entrado en números rojos y, previsiblemente, Banco Santander lo hará en los próximos meses.

Para hacer frente de la mejor manera a esta crisis, los grandes de la banca española han destinado grandes provisiones de fondos. Esta decisión ha sido preventiva y voluntaria, no estaban obligados a ello por parte del Banco Central Europeo.

Debido a ello, Banco Santander ha presentado unas ganancias de 331 millones, CaixaBank únicamente 90 millones y BBVA ha declarado unas perdidas de 1792 millones de euros.

¿Cuáles son los bancos más débiles?

En el país de los tontos el cojo es el Rey. En este caso, el Rey es el Banco Santander, aunque le siguen muy de cerca Bankiner y Abanca con beneficios de 130 millones de euros.

El tren de cola se posiciona CaixaBank, Bankia y Banco Sabadell. Renta corporación gano solo 800.000 euros, lo que Google Ingresa cada 5 minutos.

La banca y el gobierno socialista: Aliado por conveniencia

Al gobierno no le queda más remedio, a la banca tampoco. Pero aún así, los bancos están siendo los canales utilizados para movilizar los más de 100.000 millones de euros que el Estado ha movilizado de cara a la lucha económica por el codvid19. Está siendo la mayor movilización económica de la historia de España.

El gobierno también ha dejado en manos de los bancos los adelantos de pensiones, ayudas salariales para los ERTE. Por su parte, los bancos han contribuido aplazando el pago 51.626 clientes.

Lo que mas cae en Bolsa

En Bolsa, el peor banco es Banco Sabadell. Ha caído más que ningún otro banco español debido a la fuerte exposición a las PYMES. Estimamos un objetivo de corto plazo en los 0,2609 euros.

Cortesía de El Economista

Entre las que han seguido retrocediendo, aunque sea con menos intensidad, encontramos también a entidades como Santander, Bankia, BBVA o CaixaBank. Entre los bancos del índice, solo Bankinter mantiene el tipo, al anotarse desde entonces un 3,6%. En el conjunto de 2020, la banca del Ibex se deja, de media, un 52% de su valor en el parqué.

Santander, BBVA… se acabaron los dividendos

La totalidad de los bancos cotizados en el IBEX35 ya han aplazado sus decisiones sobre los dividendos a pagar en 2020, otras los han reducido y otras muchas directamente los han eliminado.

No habrá dividendos hasta por lo menos 1 de octubre por orden directa del BCE. El objetivo de esta medida es salvaguardar un capital que será necesario para afrontar la morosidad. Además, ya se ha recortado un 42% el dividendo previsto para 2021.

Mal de muchos, consuelo de tontos, pero ahí está: Deutsche Bank cancela también el dividendo. La entidad obtuvo unas ganancias a cierre del año pasado de 20,4 millones de euros.

Llegan tiempos muy complicados para la banca, como hemos podido ver. Nuestra recomendación es despredernos de los valores bancarios que tengamos en cartera y apostar por las grandes tecnológicas como Amazon o Microsoft.

Advertencia Legal

La toma de decisiones de inversión debe hacerse de manera responsable y siendo conscientes de los riesgos que se asumen. Making a Trader no acepta ninguna responsabilidad por el contenido y los análisis del consultorio. Se advierte igualmente que la operativa en el mercado de valores supone un riesgo elevado e implica una vigilancia constante de la posición.

El contenido de la página web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Los usuarios deben estar plenamente informados sobre los riesgos, gestión monetaria, apalancamiento y los gastos asociados con el trading en los mercados financieros.

Deja una respuesta