Guerra en el Mercado: Nos cuesta salir de esta trinchera

El Mercado ya ha tocado fondo y, por fin, el ansiado soporte ha precedido a un rebote sin -demasiados– precedentes. Además, la volatilidad sigue disminuyendo sesión tras sesión y los ataques alcistas parecen repeler a los bajistas. Pero… parece que nos estamos quedando sin fuerza para un nuevo ataque, esta vez a la zona decisiva.

Siguiendo con el símil bélico que hemos venido utilizando estas semanas para describir lo acontecido en los mercados, creo conveniente comparar lo que está ocurriendo ahora mismo con un ejercito que, aunque es capaz de proteger su trinchera, no logra avanzar posiciones y derrocar las posiciones de su enemigo. Algo parecido pasó en la Primera Guerra Mundial y, por desgracia para los alemanes, la estrategia de resistir los embistes no ofreció buenos frutos.

Cierto es que esto no es una guerra, esto es el Mercado. Pero en multitud de ocasiones estos pueden llegar a encontrarse. Los alcistas siguen empujando con las pocas fuerzas que ya les quedan… mientras los bajistas aguardan bajo la trinchera un nuevo ataque, que sin duda llegará. Tarde o temprano.

El Mercado necesita una victoria consistente

Este rebote en forma de ofensiva alcista ha sido muy violento. Tal vez demasiado. A estas alturas empiezo a tener muy claro que más vale una victoria escalonada que no una victoria rápida pero que derive en una derrota a medio plazo. El Mercado no ha purgado los excesos alcistas de la subida y eso, a estas alturas, deja a los índices americanos en cierta situación de debilidad de cara a recuperar la última frontera perdida: la línea tendencial primaria. Esa que marca la distancia entre un mercado alcista y un mercado bajista.

SP500 – Gráfico Semanal

Por lo tanto, como comentaba en mi anterior reflexión, pienso que a este mercado le va a hacer falta un toque más a los mínimos marcados para terminar de generar divergencias y, con suerte, seguir purgando los excesos acontecidos.

A día de hoy, la probabilidad de que todo este rebote solo haya formado parte de una gran primer impulso bajista es relativamente comparable a la posibilidad de que se vaya a formar una estructura de doble suelo que deje con la miel en los labios a los bajistas.

El S&P 500 cerró su peor primer trimestre desde 2008 y el quinto peor desde la II Guerra Mundial

Pero los bajistas no han conseguido, afortunadamente, debilitar al mercado con más prometedor de la historia, el tecnológico Nasdaq100, más allá de la frontera de la tendencia primaria. Y eso es mucho a estas alturas. Por lo tanto, hasta que esto no suceda, nuestro pensamiento siempre será que este Mercado alcista no está del todo acabado.

Otra cosa diferente a todo esto es que, y ya desde un punto de vista más técnico: si a este mercado le da por corregir todo lo subido desde el año 2009, estaríamos ante una caída adicional de un 20% aproximadamente. De ahí en parte nuestras dudas a mantenernos en este Mercado tal volátil.

Deja una respuesta