El -irracional- miedo a un tapering por parte de la FED

La forma en la que reaccionaria el Mercado en caso de llegar a un tapering es, hasta la fecha, una de las tantas preocupaciones de los inversores en Wall Street. ¿Podría ser un nuevo motivo de caídas a lo largo del año?

La palabra -tapering- fue utilizada por parte de la FED el 22 de mayo del año 2013. En aquel entonces, Ben Bernanke, era el presidente de la Reserva Federal. En aquel momento se tomó la decisión de empezar a abandonar, en parte, la agresiva política expansiva por parte de la FED.

Como era de esperar esta situación no sentó bien a las Bolsas. Las principales plazas bursátiles reaccionaron a la baja. Además, hubo un incremento del rendimiento de los bonos del Tesoro americanos. El Dólar reaccionó con subidas respecto a la gran mayoría de divisas.

Puedes leer »Petróleo y Reserva Federal: Trampas al solitario» en este enlace

De esta situación podemos deducir que los inversores y los mercados en general tenían una excesiva dependencia de las medidas paternalistas de la Reserva Federal. Unos tipos de interés demasiado bajos, y las fuertes inyecciones de liquidez actuaban como una especie de maquina de respiración asistida. Al final, como si de un paciente gravemente enfermo se tratase, al retirar estos estímulos, el paciente -mercado- empieza a sufrir.

El concepto de tapering se refiere a la disminución gradual y progresiva de las medidas de política monetaria expansiva establecidas hasta la fecha por los bancos centrales. En otras palabras, se trata de ir reduciendo los estímulos monetarios para que las Bolsas no sufran abruptos arreones de volatilidad a retirarse esta ‘’respiración asistida’’.

¿Estamos ante un nuevo tapering?

Al menos esa es la preocupación reinante en la actualidad de Wall Street. El temor es que la inflación creciente acabe obligando a la Reserva Federal a empezar a retirar los estímulos monetarios. En este caso, se irían reduciendo poco a poco el ritmo o el volumen de compras de activos e ir inyectando menos dólares en el Mercado.

Puedes leer nuestro comentario semanal sobre los Mercados en este enlace

Por otro lado, las medidas de Joe Biden no ayudan precisamente a calmar el ánimo de los inversores. Se estima que sus medidas podrían incrementan la inflación más de lo debido, obligando a la FED a subir los tipos de interés y a dejar de comprar bonos.

En caso de llegar a una situación inevitable de tapering, es altamente probable que empezase en los meses siguientes a verano -septiembre u octubre- en Estados Unidos y en la zona Euro.

De cualquier manera, la situación inflacionaria debería empeorar bastante para llegar a esa situación. La FED ha insitido en varias ocasiones con mantener los estímulos a lo largo de todo este año. Según la FED, el repunte de la inflación obedece a factores transitorios.

¿Debe preocuparnos realmente el »tapering»?

Es cierto que el tapering no hace mucha gracia a las Bolsas. Sin embargo, cada situación debe ser individualmente analizada. Por otra parte, como hemos visto en varias ocasiones, suele ser más importante la forma de transmitir las medidas que las medidas en si mismas.

Ha habido gobernadores de bancos centrales que eran auténticos especialistas en ello. Es decir, no es lo mismo transmitir el mensaje de que el tapering debe iniciarse porque la economía está creciendo a un ritmo más elevado al esperado, que decir que es una medida para combatir la inflación.

Al fin y al cabo, la realidad es que la economía está mejorando. Los datos de empleo empiezan a ser positivos, el consumo se está empezando a reactivar y, por si fuera poco, las vacunas están empezando a acelerar el camino hacia la inmunidad de grupo.

Así pues, las cosas no tienen porque ir mal en el ámbito bursátil. Los bancos centrales han aprendido de algunos de sus anteriores errores y, todo apunta a que no volveremos a situaciones como las de 2008.

Deja una respuesta