La revolución de Telefónica

Telefónica se enfrenta a una revolución interna que tiene como objetivo aligerar el enorme peso de la compañía y afrontar la modernización tecnológica que le permita competir contra las nuevas telecos europeas.

En la rueda de prensa convocada por Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, asistieron decenas de medios de comunicación para atender lo que tenía que comunicar una de las empresas más grandes de España. 

Se especulaba con el anuncio de una reducción del dividendo, como hace poco hizo Endesa, para afrontar la nueva etapa de la compañía. Este anuncio no se acabó produciendo. Sin embargo, lo que si que confirmó Telefónica es el comienzo de un periodo de desinversión en casi toda sudamérica -excepto Brasil-. Tienen el objetivo de enfocar sus esfuerzos en los países occidentales. 

Un cambio necesario

El cambio en Telefónica es necesario, incluso quizás esté llegando tarde. Así lo ven también desde Bank of America, donde destacan que la nueva organización de la compañía parece sensata. Además, se muestran optimistas de cara a próximas noticias positivas. Algo parecido comentaban desde Credit Suisse, que incluso iban algo más allá confiando en que Telefónica batirá al mercado en los próximos meses.

Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica

Por el momento, parece que los inversores aplauden la revolución anunciada por Pallete. No solo se anunció la remodelación del Consejo de administración de la empresa, si no que se promete una revolución tecnológica para hacer que el gigante que es Telefónica empiece a ‘’perder peso’’ para ganar agilidad competitiva. 

Álvarez-Pallete anunció que sus 10 filiales en Sudamérica están en venta

Expansión

Telefónica necesita renovarse para hacer frente a los nuevos rivales que están surgiendo entre las ‘’telecos’’ europeas. Estos competidores cada vez ofrecen un mejor servicio pero con menos costes estructurales. Por eso pienso que la reducción de su exposición en latinoamérica para concentrarse en los cuatro grandes mercados (España, Alemania, Reino Unido y Brasil) puede ser beneficioso para la compañía.

El motivo es pura lógica, casi toda Sudamérica está inmersa en una inestabilidad política, social y económica, lo que hace que Telefónica esté expuesta al mercado de divisas tan volátil como el de ahora. Esta decisión permitirá generar más de 2.000 millones para 2021.

Telefónica cuenta -de momento- con el apoyo del Mercado

El respaldo de los inversores se traduce en subidas de hasta el 2% en la cotización de la empresa de telecomunicaciones. En sus máximos intradía supera el nivel de los 6,9 euros, a un paso de borrar todas las caídas acumuladas en lo que va de año, y cerca de alcanzar el 20% de remontada desde mediados de agosto. La capitalización del grupo se acerca así a los 36.000 millones de euros.

Gráfico Semanal – Telefónica

Esperemos que esta revolución sea la que por fin se lleve a cabo, ya que no debemos olvidar que Telefónica hace casi una década que habla de la revolución digital de la compañía e incluso de la reducción de deuda. 

Por todo ello, por el momento no estudiamos entrar compradores en el valor. A pesar de que los fundamentales de la empresa no son del todo malos, no estudiamos entrar en Telefónica antes de su llegaba a los 7,50 euros.

Deja una respuesta