La Amplitud de Mercado nos previenen de posibles recesiones

La Amplitud de Mercado es una de las muchas formas de estudiar el mercado. Así como el análisis técnico nos advierte mediante figuras chartistas, el análisis de amplitud contempla el mercado financiero desde una perspectiva más amplia.

Gráfico semanal del Dow Jones Global

En varios de los artículo publicado en el blog ya hemos comentado aspectos de este tipo de estudios. En síntesis, la Amplitud de Mercado nos advierte de la salud global del mercado.

La Amplitud de Mercado, refleja si un movimiento principal de la bolsa de valores está siendo acompañado por el conjunto de valores del mercado o no

Aquí entraría en juego otro concepto en el análisis y estudio de los mercados, el principio de “Sincronización”. Con este principio, nos advierte si la subida (o bajada) de un específico mercado viene acompañado por el resto.

Las bolsas están compuestas por muchas empresas cotizadas. Por ejemplo, el índice alemán DAX 30 está compuesto por 30 empresas. El S&P 500 por 500 sociedades. Y el IBEX 35 por 35 compañías, el índice francés CAC 40 por cuarenta compañías, y así en los diferentes índices que forman el mercado.

Desde la visión de la Amplitud de Mercado, nos ayuda a ver cuantos valores suben y cuantos valores bajan, independientemente de su peso en el índice. Lo cual constituye una medida de la fiabilidad de un movimiento.

La información más importante que nos arroja el análisis de la Amplitud de Mercado, es la comparación del movimiento del índice en cuestión con el mercado global. De esta manera es cómo podemos averiguar si un índice sube o baja en consonancia (sincronización) con el resto del mercado global.

Los avisos de la Amplitud de Mercado en el pasado

Obsérvese el gráfico anterior, donde se compara el DOW JONES GLOBAL con el mercado de bonos y las materias primas.

En la parte de arriba se encuentra la renta variable, es decir, el mercado de acciones. La parte de abajo, está compuesta por el indicador RSC Mansfield, en dos comparativas.

La primera nos compara la fuerza del mercado global con el mercado de bonos americanos a 10 años. Es el utilizado habitualmente para representar el mercado de renta fija (bonos del tesoro) respecto al mercado de renta variable (acciones).

El RSC Mansfield de abajo nos compara la fuerza de la renta variable con las materias primas. En este apartado la comparativa es medir la fuerza de la renta variable con otro mercado de referencia, el de materias primas, es decir, petróleo, oro, plata, etc.

Dos zonas marcadas en recuadros se puede apreciar claramente las caídas que sufrió el mercado en el año 2.001, y posteriormente la última gran crisis, la del año 2.007.

Un denominador común nos advierte la Amplitud de Mercado, y es que en ambos casos, el indicador RSC Mansfield nos muestra la pérdida de fuerza del mercado de acciones respecto a la renta fija y al mercado de materias primas.

Algo parecido sucedió en el año 2.016, pero fue una leve caída recuperando el mercado de acciones la fuerza respecto al resto de mercados.

Situación actual

En la actualidad, como se aprecia en el mismo gráfico, aunque se está bordeando una fina línea, no se aprecian caídas importantes en la renta variable.

Es cierto que el mercado de renta fija, los bonos soberanos, han tomado algo de fuerza respecto a las acciones, pero no de una forma evidente.

Por el contrario, la Amplitud de Mercado no anuncia un repunte de las materias primas respecto de las acciones, que mantienen su fuerza respecto a la anterior.

Deja una respuesta