¿Qué son las SPAC? La novedad de Wall Street

Las SPAC son la nueva moda para salir a Bolsa en Wall Street. Este instrumento esta siendo muy demandado y, además, está resultando altamente atractivo para muchos inversores.

Para ir despejando dudas, podemos entender a las SPAC como una corporación fantasma o ‘’inoperativa’’ que nace diseñada para sacar a Bolsa, fusionarse o adquirir otra compañía sin pasar por el tradicional proceso de un OPV.

Esta modalidad, casi extinta hasta la fecha, ha vuelto a atraer a los inversores tras la crisis del coronavirus. Lo cierto es que este tipo de vehículo de inversión no está exento de polémica.

A continuación, se muestra un gráfico de Statista con el número de IPOs de SPACs en mercados estadounidenses.

Las SPAC, también conocidas como Blanck Check Companies (compañías de cheque en blanco) son, como ya hemos explicado, entidades que no tienen un plan o propósito comercial específico. Su único modelo de negocio está centrado en participar en una fusión o adquisición con otras compañías.

Tradicionalmente las SPAC se han involucrado con inversiones especulativas. A menudo se han categorizado en lo que la SEC (Comisión de Mercados y Valores en inglés) define como penny stocks. Es decir, títulos de riesgo que operan por debajo del dólar y que, en casi todos los casos, son smallcaps.

¿Qué causa tanta controversia sobre las SPACS?

Aunque en estos últimos meses se ha lavado su imagen, la fama de las SPAC durante la década de los 80 no era buena. Estaba asociada a múltiples fraudes.

A raíz de esta situación, las leyes y regulaciones implementadas posteriormente han ayudado a limpiar su reputación facilitando así su creciente popularidad entre los inversores.

De hecho, en 2016 Goldman Sachs suscribió la primera OPV de este tipo de entidades en 2016. Al año siguiente, el NYSE acogió el estreno de su primera SPAC en casi una década.

A continuación se muestran la ganancia media de las SPAC en su primer dia de cotización.

Uno de los detalles más curiosos de las SPAC y de los que a su vez más controversia ha causado es que pueden salir a cotizar a Bolsa aunque no hayan completado la adquisición en una compañía. De hecho, pueden salir a Mercado aunque ni tan solo tengan intención de hacerlo.

Simplemente salen a cotizar con un propósito especial de compra y, por supuesto, con la clara intención de recaudar capital para una potencial fusión o compra de una futura start-up.

El riego de dinero desde la crisis del coronavirus ha sido casi incesante y, como consecuencia, el apetito por las fusiones y adquisiciones se ha disparado hasta niveles no recordados.

En este punto, la creatividad hace que se recuperen viejos vehículos de inversión, aunque su grado de especulación esté por las nubes.

Una vez que la SPAC compra o se fusiona… ¿qué ocurre?

En general las SPAC no suelen tener un historial operativo cuando salen a cotizar. La Ley estima un tiempo en el que deben usar los ingresos recaudados en su OPV, generalmente suelen ser 2 años, para adquirir o fusionarse con otra compañía.

Una vez completado el proceso de compra o adquisición, la compañía pasa a sustituir a la SPAC en el Mercado de valores.

En 2020, las SPAC recaudaron cerca de 12.100 millones de dólares según informaciones de Wall Street Journal. Gran parte de esta cantidad ha resultado fruto del debut de Pershing Square Tontine Holdinds.

Las SPAC más conocidas

Esta SPAC está dirigida por Bill Ackman, el legendario inversor de Wall Street. El objetivo de esta compañía es comprar ‘’unicornios maduros’’.

Estamos hablando de start-ups veteranos con una valoración de más de 1.000 millones de dólares en el mercado privado y una sustancional proyección de crecimiento.

Este vehículo de inversión también fue utilizado por Nikola. Quienes sigan nuestra página recordaran que estuvimos hablando sobre esta empresa, puedes verlo pinchando aquí.

Se especulaba con que Nikola seria el nuevo Tesla de los camiones y rancheras eléctricas y, al final, todo quedó en una supuesta estafa a sus inversores.

El otro lado de la moneda, el positivo, está Draftkings. La plataforma de apuestas deportivas utilizó este instrumento para salir a Bolsa. Por otra parte, también utilizó una SPAC Virgin Galactic, la compañía de turismo espacial de Richard Manson, para una OPV en el NYSE.

Además, el verano pasado la aseguradora MultiPlan dio a conocer su fusión con una SPAC en un acuerdo de más de 11.000 millones de dólares.

Recientemente se ha conocido la noticia de que Payoneer saldrá al mercado a través de la SPAC FTAC Olympus Acquisition Corp. Su ticker será FTOCU.

Dudas sobre las SPAC

A medidas que este instrumento crece en popularidad también crecen los críticos que temen que las empresas que cotizan en Bolsa a través de una SPAC no reciben el mismo escrutinio que las OPV tradicionales. Esto generaría riesgos para los inversores.

En pocas palabras, es como apostar a un décimo de Lotería. En la mayoría de SPAC existe la misma probabilidad de ganar dinero que de perder dinero. Si bien no es así en todas, lo son en la mayoría de las ocasiones.

Por otra parte, muchos promotores de este tipo de vehículos usan este tipo de narrativa para hablar de democratización del Mercado. Esto en si mismo no tiene ningún sentido.

Se esfuerzan en convencer a los inversores de que les presten su dinero para un supuesto propósito que, en muchas ocasiones, ni tan solo se esfuerza en mencionar antes de salir a cotizar. Es legal y, hasta cierto punto, inteligente. Otra cosa es que los inversores inteligentes caigan en la trampa.

Deja una respuesta