RCD Mallorca: El triunfo del trabajo

Cuando Robert Saver, propietario de los Phoenix Suns, invirtió cerca de 22 millones de euros en el RCD Mallorca, no se imaginaba que acabaría viendo como su inversión se vendría abajo… y que acabaría resucitando como el ave fénix, hasta llegar a la élite del fútbol. Así se gestó el triunfo del trabajo, con el Mallorca como protagonista.

Robert Sarver, propietario del RCD Mallorca y Phoenix Suns

Siempre me ha gustado la frase que dice algo como ‘’si alguien no se ve capaz de hacer algo, hará lo imposible por hacerte creer que tu tampoco puedes’’. Es tan cierta como la vida misma. Normalmente, cuando alguien se propone llevar a cabo una meta que tiene un alto grado de dificultad, no tardará en aparecer quien le diga que eso es algo muy difícil de alcanzar, que no es capaz de hacerlo o que mejor que se dedique a otra cosa.

Justo eso es lo que tuvo en frente el RCD Mallorca en aquel verano de 2017, cuando se propuso dar un giro a toda la estructura de un equipo que hacía años que se pudría por dentro. Para ello, puso la faceta deportiva, en manos de una persona que dotó a un grupo de jugadores de coraje, orgullo, sacrificio y confianza en su trabajo. Lo que pasó después, ya forma parte de la historia del equipo y del fútbol español.

Primer partido del RCD Mallorca en 2B contra el Peralada

El hombre encargado de devolver al Mallorca al jugar donde muchos entienden que se merece fue Vicente Moreno. El técnico valenciano vio frustrado su intento de conseguir, con el Nastic, la machada que tan solo pocos años después acabaría consiguiendo con el Mallorca. 

Un largo camino hacia el éxito

La temporada en Segunda B no fue nada fácil para el Mallorca, con una afición aún cabreada por la actuación de la directiva, y en concreto del Consejero Delegado, tuvo que ir remando mes a mes, semana a semana, y partido a partido, para ir cambiando la percepción que se tenía de ellos mismos, y del equipo en general. De hecho, pocos fueron los que confiaron en el trabajo realizado por la directiva en el verano. Pero la realidad es que, dos años después, el trabajo realizado por el Mallorca ha sido objeto de estudio en más de un periódico a nivel europeo

Ahora, aquellos que, como comentaba al principio, intentaban echar por tierra la ilusión de un equipo por volver a segunda, tienen que callar y ver al equipo en primera. La verdad es que mucho no les costará, ya que viven bastante bien a la sombra de los éxitos del equipo. Ya se sabe el valor del clickbait hoy en dia. Para los menos avispados, si, hablo de la prensa.

El fin de los problemas económicos del RCD Mallorca

En el año 2012, el RCD Mallorca entró en concurso de acreedores con un acuerdo que obligaba a pagar cerca de 40 millones de euros a lo largo de 10 años. Una cantidad de dinero inmensamente grande para un equipo que ni de lejos genera tanto dinero.

Con la llegada de Saver y Nash, se acabó la preocupación por el futuro a corto y medio plazo del equipo. La llegada de los inversores americanos trajo una estabilidad y plan de futuro que hacia años que no se veían en la entidad deportiva. El equipo tenía un rumbo y, por poco que le pudiera gustar a algunos, acabaría saliendo bien.

En ese plan tomaron el mando tres personas: Maheta Molango, Javier Recio.. y el que acabaría resultando clave en esta historia: Vicente Moreno, como entrenador del Mallorca, al que se le dio manga ancha para traer a aquellos jugadores que considerara oportunos. Ese año el RCD Mallorca tuvo unas pérdidas aproximadas de 7 millones. Se apostó fuerte… y se acabó ganando.

Sin embargo, las cosas no empezaron lo bien que se esperaba para Robert Sarver, el Mallorca perdió la categoría después de cuatro años acercándose a los últimos puestos de la Segunda División. Maheta Molango, CEO del Mallorca, y Javier Recio, director deportivo, acabaron reconociendo que cometieron graves errores. Prometieron devolver al Mallorca a su lugar en el fútbol profesional.

Xisco Campos, capitán del RCD Mallorca

Puede resultar sencillo caer en el error de pensar que el RCD Mallorca volvió al fútbol profesional con tan solo un buen presupuesto. Si bien es cierto que ayudó, de ninguna manera se puede entender como decisivo,ya que variedad de equipos con un presupuesto alto todavía siguen en la segunda B después de años de haber perdido la categoría.

El secreto es triple: Trabajo, trabajo… y trabajo. No hay más. De no haber sido así, en el regreso a la Segunda División el proyecto se hubiera caído abajo. Nada más lejos de la realidad. El RCD Mallorca enlazó jornada tras jornada consiguiendo buenos resultados a base de correr y luchar más que su rival. Al final, en un fútbol algo manchado entre el dinero, jugadores de ‘’calidad’’ y demás… se suele olvidar lo más importante: trabajar.

Primer Once del RCD Mallorca en Primera División

Después de otro año histórico por la dificultad del reto, ahora el Mallorca se enfrenta a su regreso a la máxima categoría. ¿Su principal atributo? El trabajo

Deja una respuesta