Tesla y la supuesta irracionalidad del Mercado

Tesla ya vale más de 321.000 millones de dólares. Esto significa, en otras palabras, que la compañía de Elon Musk está entre las 10 más grandes de USA. Tiene un valor superior al de toda la industria automovilística europea (Renault, Peugeot, Daimler, BMW y Volkswagen juntas).

Opinar es gratuito, y por esa razón se opina tanto, todos los días. Posiblemente si al dar una opinión estuviéramos sujetos a alguna especie de contrato por el cual nos viéramos obligados a acertar con nuestros pronósticos, no lo haríamos con tanta frecuencia. Algo parecido pasa a la mayoría de analistas que aparecen en la prensa salmón.

Los gestores y analistas de bancos y fondos de inversión tienen su particular visión sobre lo que es y será Tesla. Por un lado, están analistas como los de Bear Traps Report, que afirman que los tintes de burbuja en la compañía cada vez son mayores y que sus fundamentales no sujetan esta enorme subida.

Algo parecido comentan en Morgan Stanley, alertando en junio de que los días de gloria en el valor estaban llegando a su fin. Es ofrecer un dato y no una opinión decir que, desde esa afirmación de Morgan Stanley, el precio de la acción ha subido un 107%.

En el otro extremo de la opinión destacan figuras como Joe Osha, de JMP Securities. Joe afirma que Tesla podría ingresar 100.000 millones de dólares anuales en 2025. Al fin y al cabo, opinar es gratis. Al igual que Bear Traps Report y Morgan Stanley, Joe Osha también puede especular sobre el futuro de Tesla. La realidad es que ninguno puede afirmarlo con total seguridad.

La supuesta irracionalidad del Mercado

El Mercado puede comportarse de forma muy irracional en el corto plazo, pero no cabe duda de que en el largo plazo siempre es racional. Esta frase, que tantas veces he utilizado durante este año siempre en relación con las caídas bursátiles, es perfectamente aplicable a Tesla.

No sabemos lo que el Mercado está descontando en el largo plazo, de ahí a que no podamos afirmar con rotundidad que las acciones de Tesla estén caras a 600, 800 e incluso 3.000 dólares.

De hecho, lo que ocurre con la compañía de Musk me recuerda enormemente a lo que ocurría con Amazon hace un par de años: los inversores afirmaban que la acción de Tesla estaba muy cara a 500 dólares, también en 1.000 dólares, decían que el momento de caer había llegado en los 2.000 y, ahora, cerca de los 3000 dólares, siguen diciendo lo mismo.

Puedes leer »Amazon al detalle: Liderazgo sin matices» pinchando aquí

Ojalá todo fuera tan fácil como mirar el PER de una empresa (en el caso de Tesla, cotiza a 97 veces su rendimiento esperado para 2022) y decidir si comprarla o no en base a ello, ¿verdad? Si así fuera, muchos gestores de fondos value no se habrían quedado fuera de Apple en los años 90.

Desde mi punto de vista, una de las claves de Tesla es que su objetivo final a medio-largo plazo no es únicamente construir coches, sino darle un completo lavado de cara al coche tal y como lo conocemos hoy en día para reinventarlo.

Resultados para la historia: Cuando Tesla venció al Coronavirus

No fue fácil, pero lo consiguió. A base de insistentes presiones a las autoridades para reabrir la fábrica de California y de empujar a los empleados para que trabajan a toda máquina, Tesla ha conseguido superar las altas expectativas generadas por el Mercado. La compañía ya enlaza su segundo trimestre con beneficios.

Facturó poco más de 6.000 millones en los tres últimos meses, una cifra que se quedó muy cerca de los 6.300 millones de hace un año. Tesla consiguió entregar 90.891 vehículos en el trimestre, una buena cifra si tenemos en cuenta que su única factoría, situada en la californiana localidad de Fremont, estuvo cerrada durante un mes por el confinamiento decretado por las autoridades estatales.

Según se acercaba la fecha límite Musk pidió a sus empleados un último esfuerzo para conseguir el mejor resultado posible. «¡Por favor, dalo todo para asegurar la victoria!», rezaba el ‘e-mail’ enviado por el CEO a toda la plantilla y que se filtró esa misma semana.

La creciente amenaza de Tesla

La compañía con sede en Palo Alto, California, anunció un beneficio de 104 millones de dólares en el segundo trimestre. Este beneficio, aunque a simple vista pueda ser demasiado escaso para una empresa con más de 300.000 millones de dólares en capitalización bursátil, tiene una enorme importancia para las expectativas de futuro.

Los inversores dan por hecho que en 2022 Tesla tendrá capacidad para entregar varios millones de coches. En 2019 entregó algo menos de 400.000 coches.

Rivian

Parece obvio que, en líneas generales, la mayoría de los inversores tienen grandes esperanzas depositadas en el futuro de Tesla, lo que a su vez tiene dos consecuencias. La primera de ellas es la alta exigencia de beneficio el cual ya hemos dicho que cotiza a un PER de 97. La segunda consecuencia es que, como no podía ser de otra manera, ese optimismo es contagioso.

La primera empresa en beneficiarse de este optimismo fue Nikola, con una capitalización de 23.000 millones de dólares sin haber fabricado un solo camión o coche.

Nikola

Puedes leer »Nikola Corporation: La promesa de los 23.000 millones» pinchando aquí

La segunda está siendo Rivian. Esta última parece ser una amenaza real para Elon Musk, y eso parece explicar las recientes denuncias por competencia desleal por parte de Tesla. Entre sus principales inversores están Amazon, BlackRock y Ford Motor. Ya ha atraído una inversión de casi 4.000 millones de dólares desde diciembre. Además, y a diferencia de Nikola, en el caso de Rivian su SUV y su pick-up empezaran a venderse en 2021.

Un problema añadido

Los inversores están dando por sentado que Tesla, Nikola y Rivian tienen un mercado garantizado solo por el hecho de que únicamente fabrican vehículos eléctricos.

Parecen no tener en cuenta las crecientes inversiones que los fabricantes tradicionales, con una amplia experiencia en el desarrollo de vehículos, están llevando a cabo para competir ante sus nuevos rivales. Además, es importante tener en cuenta que este año 200 modelos eléctricos han sido lanzados por las automovilísticas tradicionales.

El níquel: Clave en la rentabilidad de Tesla

«Por favor, minad níquel. Tesla os dará un contrato enorme durante mucho tiempo si sois capaces de minarlo de forma eficiente y respetando el medio ambiente». Estas fueron las palabras de Elon Musk tras la presentación de resultados.

Fábrica de Tesla

El níquel es de enorme importancia para el futuro de la compañía, es la pieza angular de unos resultados extraordinarios que permiten abaratar enormemente el coste de fabricar las baterías de los coches eléctricos.

‘’Las baterías de iones de litio que contienen níquel tienen una mayor densidad y una capacidad más alta de almacenamiento, reduciendo así los costes’’

Nickel Institute

La clave para mantener la rentabilidad es seguir encontrando formas de abaratar el costo de fabricar los coches. A día de hoy, los principales proveedores de Níquel a Tesla son Panasonic y LG.

El problema es que la demanda mundial sigue creciendo, siguiendo la previsión de un aumento del 64% en el precio del Níquel en los próximos años. Esto va a ser un problema en el medio plazo para la compañía, sin ninguna duda.

¿Es el momento de invertir en Tesla?

Posiblemente Tesla valga más en 2 años de lo que vale ahora. En el largo plazo es un valor con clara tendencia alcista, eso es algo que podemos ver con facilidad. Sin embargo, después de la enorme subida que ha tenido, como analista técnico no puedo recomendar un valor que ya ha subido un 400% desde los mínimos de marzo.

Tendencia de Tesla en el largo plazo

De hecho, lo más probable es que se confirme el techo que ha marcado en los 1800 dólares y desde ahí pudiera regresar en primer lugar al soporte de los 1200 dólares e incluso regresar a los 1000 dólares. En cualquiera de estos dos soportes podríamos entrar al confirmar una figura de vuelta.

Advertencia Legal

La toma de decisiones de inversión debe hacerse de manera responsable y siendo conscientes de los riesgos que se asumen. Making a Trader no acepta ninguna responsabilidad por el contenido y los análisis del consultorio. Se advierte igualmente que la operativa en el mercado de valores supone un riesgo elevado e implica una vigilancia constante de la posición.

El contenido de la página web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Los usuarios deben estar plenamente informados sobre los riesgos, gestión monetaria, apalancamiento y los gastos asociados con el trading en los mercados financieros.

Deja una respuesta